Áreas de Protección Histórica

Son un instrumento de regulación urbanística –"el Área de Protección Histórica" (APH) – en cuya demarcación se establecen pautas de protección y modalidades de intervención para cada una de las parcelas que conforman ese ámbito urbano.

Las APH se definen como los fragmentos del tejido en los cuales se reconoce una calidad urbana y arquitectónica significativa en virtud de contener bienes de valor cultural, histórico, arquitectónico o por las particulares condiciones de su construcción: la morfología del conjunto edilicio y la composición y/o carácter de sus espacios públicos.

Inventario y catalogación de edificios con Valor patrimonial

Ordenanza Nº 8245/2008

Tipos de Áreas de Protección Histórica

Tipo Descripción
A Aquellas que se definen en torno a un edificio o grupo de edificios de fuerte carácter institucional: iglesias, centros educativos, sedes gubernamentales o enclaves productivos (industriales, portuarios, ferroviarios).
B Aquellas que se diferencian dentro del tejido por presentar una conformación morfológica homogénea, ya sea aditiva (por la sumatoria de unidades que se construyen en el tiempo) o por ser parte de un proyecto general (financiamiento bancario, iniciativa pública o privada).
C Aquellas que reconocen la existencia de trazas urbanas que denotan los orígenes de la ciudad: bajadas portuarias, entorno fundacional, barrios históricos, etc.
D Aquellas que, con alguna o varias de las características anteriores, se determinan dentro de un Área de Reserva o integran Proyectos Estratégicos.

Niveles de intervención

Estos niveles describen las modalidades para la conservación y/o la rehabilitación y las posibilidades de transformación en reformas y/o ampliaciones de los bienes catalogados

Nivel Descripción
I. Conservación Comprende las operaciones destinadas a proteger y mantener la totalidad y/o partes de un edificio o conjunto de edificios reconocidas fehacientemente como "genuinas", sin alterar ni transformar el organismo constructivo, para preservar las condiciones de salubridad y ornato con el objetivo de prolongar su permanencia en el tiempo.
II. Restauración Intervenciones en la obra que respetan la concepción, materialidad y técnicas originales sobre la base de evidencias ciertas, o sea, utilizando procedimientos denominados "científicos". Las acciones de restauración incluirán desde tareas de consolidación, saneamiento de patologías existentes, completamiento de elementos faltantes, eliminación de alteraciones que hayan modificado su diseño y recuperación de la superficie muraria (material de frente, revestimientos, pinturas) conservando la cromaticidad característica. Clasificadas en: II. 1. Consolidación II. 2. Liberación.
III. Acondicionamiento y rehabilitación Se refiere a las tareas de recuperación de la imagen global del inmueble, destinadas a mejorar las condiciones higiénicas y de habitabilidad del edificio o parte del mismo, por medio de la incorporación, sustitución o modernización de sus instalaciones e infraestructura de servicios, con las correspondientes modificaciones que estas obras impliquen, para la adecuación a las normas vigentes (seguridad, accesibilidad, etc.) o definición de nuevos usos compatibles. Puede incluir modificación o incorporación de tabiques interiores sin alteración del orden tipológico. No se requiere la aplicación de procedimientos considerados "científicos".
IV. Reestructuración: comprende las tareas que se realizan sobre los elementos estructurales del diseño del edificio causando modificaciones en su morfología, incluyendo o no, las obras detalladas anteriormente. La reestructuración puede ser parcial o total.
V. Ampliación V.1. en inmueble: se refiere a las obras de incremento de la superficie edificada del inmueble catalogado. Éstas deberán respetar el diseño original teniendo como base la documentación existente. La intervención no alterará la relación entre las partes ni el esquema original, manteniendo proporcionalmente el uso del suelo, la textura y cromaticidad, etc. logrando una lectura integral del edificio.
V.2. en lote: se refiere a las obras proyectadas en el mismo predio. Éstas deberán distinguirse de las partes originales de modo de facilitar la lectura de la intervención, preservando la integridad e identidad de la edificación existente. La cantidad de superficie a incorporar, así como la altura máxima, será, en ambos casos, resultante de la aplicación de la norma urbana específica.
VI. Demolición De ser factible, sólo en relación al grado de protección asignado o por la determinación de convenios particulares., podrá ser parcial o total.
VII. Registro documental La conservación de piezas ornamentales, herrería, esculturas, mayólicas, etc, deberán fotografiarse y conservarse en reservorios municipales.



 

Contacto

Programa de preservación del Patrimonio Urbano y Arquitectónico
Belgrano 879 3º Piso
4802722
Lunes a viernes de 8 a 12 hs.