Usted está aquí: Inicio / Eventos transmisibles y no transmisibles / Alertas. Comunicados. Recomendaciones / Poliomielitis. Vigilancia de Parálisis Fláccidas Agudas (PFA) - Febrero 2013

Poliomielitis. Vigilancia de Parálisis Fláccidas Agudas (PFA) - Febrero 2013

Rosario, 14 de febrero de 2013

La poliomielitis es una enfermedad infecciosa aguda ocasionada por el virus poliovirus. Afecta principalmente al sistema nervioso comprometiendo las células encargadas del control muscular. La mayoría de los casos son asintomáticos o tienen síntomas leves, el 2% o menos pueden desarrollar una forma paralítica. Si bien es más probable que ocurra en niños, de allí que es conocida como parálisis infantil, también puede darse en adultos.

La transmisión es de persona a persona, más frecuentemente por la vía fecal oral. Usualmente ocurre debido al lavado de manos inadecuado o por el consumo de alimentos o agua contaminados. Las secreciones respiratorias también diseminan el poliovirus. Las personas infectadas pueden excretar el virus en sus heces durante varias semanas. Los individuos son más contagiosos inmediatamente antes de que aparezcan los síntomas y poco tiempo después.

Antes del advenimiento de la vacuna durante la década de 1960, ha sido durante siglos una importante causa de invalidez y muerte en la infancia. Por tal motivo en 1988, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se implementó la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis, cuya vigilancia epidemiológica se hace a través de las parálisis flácidas agudas (PFA), de instalación brusca, en los menores de 15 años. Todo caso de Parálisis Fláccidas Agudas (PFA) debe investigarse por ser difícil el diagnóstico sobre la base clínicas solamente, ya que muchas otras enfermedades y trastornos pueden causar síntomas similares. La confirmación de laboratorio es indispensable para el diagnóstico definitivo.

Definición de caso sospechoso: caso de parálisis aguda y fláccida en una persona menor de 15 años.

Pasos a seguir frente a casos de Parálisis Fláccidas Agudas (PFA)

1. Notificar de inmediato por el medio de comunicación más rápido a la unidad de epidemiología correspondiente. La notificación es obligatoria e inmediata dentro de las 24 horas. Iniciar el llenado de la Ficha epidemiológica específica (FICHA DE INVESTIGACION DE CASO PARALISIS AGUDA FLACCIDA EN MENORES DE 15 AÑOS) y enviarla con todos los datos completos a la unidad de epidemiología o remitirla con la muestra al Laboratorio.
2. Indicar la toma de muestras:
- una sola muestra de materia fecal (aproximadamente 10 gr. o una cucharada sopera) dentro de los 14 días de iniciada la parálisis. Conservar la cadena de frío entre 0º y 8º C.
- muestra de LCR tomada dentro de la primera semana del inicio del cuadro (no repunzar sólo para obtener esta muestra, utilizar el mismo líquido de la punción diagnóstica)
- hisopado rectal, sólo en situación de extrema gravedad del caso. Enviarlo en medio Stuart o en frasco con solución fisiológica estéril.
- una muestra de suero, conservada sin congelar ni frreezar.
3. Iniciar la Búsqueda Activa de los contactos investigando otros casos sintomáticos y la posible fuente de infección. Evaluar el estado de vacunación entre contactos familiares e institucionales (escuelas, guarderías, hospitales, comunidades cerradas, etc.).
4. Iniciar Vacunación de Bloqueo ante la sospecha del caso, a los contactos susceptibles, según esquema del Calendario Nacional de Vacunación.
5. Estudio de contactos: Consiste en recolectar muestras de 5 contactos menores de 7 años, previo a la vacunación de bloqueo.
La toma de muestras de contactos se efectúa en las siguientes situaciones:
- caso índice sin muestras de heces.
- caso índice fallecido.
- caso índice con clínica de poliomielitis.

Medidas de prevención

Las estrategias que hay que sostener para mantener al país libre de la enfermedad consisten en alcanzar y mantener altas coberturas de vacunación (mayores del 95% según calendario regular de vacunación ) y asegurar una vigilancia epidemiológica adecuada.
Otras medidas que se pueden tomar para reducir el impacto incluyen: lavado de manos frecuente con agua y jabón (es la medida más importante de Salud Pública), disponer adecuadamente la materia fecal de manera de evitar el posible contacto (sobre todo con niños y ancianos de la casa), potabilizar el agua para consumo, fortalecer las medidas de saneamiento ambiental.

 

Acciones de Documento