Sarampión - Rubéola. Pasos a seguir frente a casos sospechosos

Generalidades

Las enfermedades febriles exantemáticas (EFE) incluyen un conjunto de procesos infecciosos, en su mayor parte virales. El virus del sarampión, conjuntamente con el de la rubéola, el parvovirus humano B19 (PVB19) y el herpesvirus humano 6 (HVH6), son los agentes etiológicos más comunes. Si bien en la mayoría de las ocasiones cursan de manera benigna y autolimitada, en algunos casos pueden evolucionar hacia infecciones generalizadas con compromiso de órganos internos y, eventualmente, muerte del paciente. Estas complicaciones son más frecuentes en el sarampión, siendo causa considerable de enfermedad, muerte e incapacidad, sobre todo en los países con bajas coberturas de vacunación en donde representa uno de los principales problemas de la salud pública. Por otra parte la rubéola, si bien es una enfermedad benigna, su importancia en salud pública radica en que el virus salvaje puede afectar al feto de las embarazadas infectadas, fundamentalmente en el primer trimestre de gestación, provocando muerte intrauterina, aborto espontáneo y malformaciones congénitas de grandes órganos y sistemas (Síndrome de rubéola congénita).

La vigilancia epidemiológica del sarampión y la rubéola en nuestro país se realiza de manera intensificada, como parte de las estrategias del Programa Integrado Nacional de Eliminación del Sarampión, Rubéola y Síndrome de Rubéola Congénita de la República Argentina, en conjunto con el resto de los países de las Américas. La vigilancia de ambas enfermedades está integrada desde el año 2003, utilizándose estrategias epidemiológicas en común.

Las medidas de control se centran en la notificación obligatoria a las autoridades de salud, el aislamiento de los casos sospechosos y confirmados, así como la vacunación de los contactos expuestos. Tanto el sarampión como la rubéola son enfermedades prevenibles por vacunas.

La región de las Américas fue declarada libre de casos endémicos de sarampión en septiembre de 2016 y de rubéola y síndrome de rubéola congénito en abril de 2015. Argentina no registró casos autóctonos de sarampión desde 2000 y de rubéola desde 2009. Desde entonces y hasta el año 2017 solo se reportaron casos importados y relacionados a la importación.
En la semana epidemiológica (SE) 26 de 2017, Venezuela confirmó el primer caso de sarampión autóctono. Desde entonces, se encuentra en curso un brote con casos notificados en diversos municipios. También se verificó un brote en Brasil, a partir de la detección del primer caso en la SE 8 de 2018; y casos en Canadá, Colombia, Guatemala, Estados Unidos, México y Perú. Durante el año 2018, se notificaron más de 16.000 casos en 12 países y dos de ellos reportaron defunciones por esta causa (Brasil y Venezuela). En 2019, continúan detectándose brotes en diversos países de la región: EEUU, Venezuela,Colombia, Brasil, Bahamas y Canadá; y se registraron casos aislados en Argentina, Chile, Costa Rica, México, Perú y Uruguay.
Al igual que en nuestra región, la región europea presentó un incremento sostenido de casos desde el año 2017. Más del 70% de los casos se concentraron en Rumania, Italia y Ucrania. Otros países afectados de la región fueron: Rusia, Francia, Alemania, Reino Unido, Grecia y Serbia. Otros continentes también notificaron brotes de sarampión entre 2016 y 2017: Asia (China, Pakistán, Afganistán, Tayikistán, India, Indonesia, Myanmar, Tailandia, Reino de Camboya, Vietnam, Singapur, Bangladesh, Malasia, Filipinas, Laos, Mongolia, Sri Lanka); África (República Democrática del Congo, Gabón, Camerún, Sudán, Etiopía, Tanzania, Togo, Liberia, Reino de Bután, Nigeria). En 2018, se notificaron a nivel mundial 229.068 casos. En Europa, se registró un gran aumento respecto a años anteriores, reportándose desde enero a diciembre de 2018, más de 12.000 casos y 35 defunciones. En los primeros meses del año 2019, se registraron 34.300 casos de sarampión reportados en 42 países de la región europea; de éstos, la mayor cantidad de casos (más de 25.000) ocurrieron en Ucrania.

En Argentina no se registraron casos autóctonos de sarampión desde el año 2000 hasta el año 2017, período en el cual sólo se reportaron casos importados y relacionados a la importación. En 2018 se registraron 14 casos, agrupados en 3 brotes y en 2019, hasta la SE 23, se confirmaron 5 casos de sarampión, de los cuales 4 casos correspondieron casos importados y relacionados a la importación y en 1 la fuente de infección se encuentra en investigación.
En cuanto a la rubéola, los últimos casos endémicos de rubéola y síndrome de rubéola congénita se registraron en el año 2009. Desde la eliminación, hasta diciembre de 2018 se detectaron 4 casos importados. En 2019, hasta la SE 23, suman 2 los casos confirmados notificados. El primero se trató de un caso importado; el segundo la fuente de infección está en investigación y los contactos se encuentran bajo seguimiento, de los cuales uno presentó erupción compatible con resultados de laboratorio pendientes.

La manera de evitar que se produzcan brotes es mantener altas las coberturas de vacunación. Ante la circulación de los mencionados virus en diversos países del mundo y el tránsito de personas desde y hacia esos países afectados, el Ministerio de Salud de la Nación emite alertas con el objetivo de informar sobre la situación, difundir las recomendaciones para la población local y los viajeros e instar a los equipos de salud de todo el país a intensificar la vigilancia epidemiológica de la Enfermedad Febril Exantemática, así como verificar los circuitos y protocolos para la notificación oportuna y la implementación inmediata de acciones de control ante la detección de casos sospechosos.


ALERTAS Epidemiológicos (hacer click aquí)

 Alertas y Actualizaciones Epidemiológicas de OPS/OMS (hacer click aquí)

 

Definición de casos sospechosos de enfermedad febril exantemática (EFE): Paciente con fiebre (temperatura axilar mayor a 38ºC) y exantema, o en todo caso en que el profesional de la salud sospeche sarampión o rubéola.
 

Definición de caso sospechoso de sarampión: Paciente de cualquier edad, con fiebre (38ºC o más) y exantema más cualquiera de los 3 catarros: nasal, bronquial o conjuntival.
Definición de caso sospechoso de rubéola: Todo paciente con fiebre y exantema, y/o linfadenopatía cervical posterior y/o artralgias o artritis.
 

ESAVI (reacción post-vacunal)

ESAVI se define como todo cuadro clínico que aparece luego de la administración de una vacuna y que supuestamente pueda atribuirse a la misma. Si bien denota una asociación temporal, no implica necesariamente una relación de causa – efecto. La causalidad entre el evento y la vacunación se determinará mediante la investigación del caso. Se debe llenar la ficha correspondiente y realizar la denuncia del caso al programa de inmunizaciones.

Definición de caso sospechoso post-vacunal de sarampión: es el cuadro clínico caracterizado por fiebre mayor de 38º C y/o erupción de corta evolución, aparecida entre los 5 a 12 días después de la vacunación
Definición de caso sospechoso post-vacunal de rubéola: es el cuadro clínico caracterizado por exantema, fiebre y linfadenopatías entre 7 a 14 y hasta 21 días de aplicada la vacuna.

Ante la presencia de síntomas compatibles, indagar siempre sobre los antecedentes de viaje de los pacientes.

Pasos a seguir frente a casos sospechosos

  1. Notificar de inmediato por el medio de comunicación más rápido (Tel., Fax etc.). La notificación es obligatoria e inmediata dentro de las 24 horas a la unidad de epidemiología correspondiente. Iniciar el llenado de la Ficha epidemiológica específica (FICHA DE INVESTIGACIÓN DE CASOS SOSPECHOSOS DE SARAMPIÓN Y RUBÉOLA, hacer click aquí) y enviarla con todos los datos completos a la unidad de epidemiología correspondiente, o remitirla con la muestra al Laboratorio. De fundamental interés es consignar el domicilio actualizado y la fecha de inicio del exantema.
  2. Indicar la toma de muestras específicas para el diagnóstico etiológico: Tomar siempre muestra de sangre; además, tomar muestra de orina hasta 14 días posteriores a la aparición de exantema y/o hisopado nasofaríngeo (HNF) hasta 7 días posteriores. Conservarlas refrigeradas hasta su derivación al laboratorio de referencia de la Ciudad, que debe realizarse dentro de las 48hs. posteriores a la toma.
    Un resultado negativo dentro de los 10 días del inicio del exantema no descarta la enfermedad, por lo que deberá repetirse la serología (segunda muestra) a partir del día 11. Desde el laboratorio central de referencia se realizará IgM antiRubéola e IgM antiSarampión en todos los casos, en el marco de la vigilancia integrada de ambas enfermedades.
  3. Proceder al aislamiento del paciente. Ante la presencia de un Caso sospechoso o confirmado, disponer el aislamiento del paciente hasta los 7 días siguientes del inicio del exantema para evitar contagios. Se aislará totalmente al paciente de los contactos susceptibles sin límite de edad.
    En pacientes ambulatorios, no deben asistir a la escuela o al trabajo hasta una semana después del inicio de la erupción, evitando la deambulación innecesaria fuera del hogar. En los hospitales el aislamiento respiratorio debe ser estricto.
  4. Iniciar la búsqueda activa de los contactos del caso y realizar las siguientes acciones:
    ► Investigar la posible fuente de infección, identificando los lugares que el enfermo ha frecuentado, sus eventuales desplazamientos y viajes, entre los 7 y 30 días previos al inicio del exantema.
    ► Detectar personas con síntomas similares: realizar investigación de contactos en los lugares en los que haya estado o permanecido el caso sospechoso (trabajo, escuela, club, gimnasio, etc.) durante el período de transmisibilidad.
  5. Verificar esquema de vacunación:
  • ► Evaluar el estado de vacunación entre contactos familiares e institucionales (escuelas, guarderías, hospitales, comunidades cerradas, etc.), identificando especialmente a mujeres gestantes y a los susceptibles (niños menores de 1 año, vacunación incompleta y mujeres en edad fértil).
  • ► Iniciar vacunación de bloqueo con Doble Viral (antisarampionosa y antirrubeólica) o Triple Viral (antisarampionosa, antirrubeólica y antiurleana) según corresponda, acorde con las normas vigentes, a los contactos del caso sospechoso que no cuenten con esquema de vacunación adecuado. No se esperarán los resultados de laboratorio para efectuar las acciones de bloqueo, que deberán completarse dentro de las 48 horas. Ante una situación de brote, las autoridades sanitarias podrán ampliar las indicaciones de vacunación.
  • Esquema de vacunación completo para la edad:
    o De 12 meses a 4 años: deben acreditar UNA DOSIS de vacuna triple viral (sarampión-rubéola-paperas)
    o Mayores de 5 años: deben acreditar DOS DOSIS de vacuna con doble o triple viral después del primer año de vida
    o Las personas nacidas antes de 1965 no necesitan vacunarse porque son considerados
  • ► Efectuar acciones de monitoreo rápido de cobertura en áreas de ocurrencia de casos para identificar a los no vacunados y completar esquemas.
  • ► Se recuerda que todo equipo de salud debe acreditar dos dosis de vacuna doble o triple viral para estar adecuadamente protegido.
     

Medidas de prevención

La principal estrategia para la eliminación del sarampión y la rubéola es interrumpir la circulación viral alcanzando y manteniendo altos niveles de inmunización.
Para ello es necesario:

• Alcanzar y mantener coberturas de inmunización mayores del 95% según calendario regular de vacunación.
• Realizar Operativos y Campañas cuando las autoridades sanitarias lo consideren oportuno.
• Vacunar a todo susceptible (no inmunizado) que viaje a países con casos de sarampión y/o rubéola.

 

RECOMENDACIONES PARA VIAJEROS

• Verificar esquema de vacunación completo para la edad según Calendario Nacional de Vacunación. De no contar con las dosis recomendadas, la vacuna debe ser aplicada mínimo 15 días antes del viaje.

- De 12 meses a 4 años: deben acreditar UNA DOSIS de vacuna triple viral (sarampión-rubéola-paperas).

- Mayores de 5 años: deben acreditar DOS DOSIS de vacuna con doble o triple viral después del primer año de vida.

- Las personas nacidas antes de 1965 NO necesitan vacunarse porque se consideran protegidos por haber estado en contacto con el virus.

- Los niños de 6 a 11 meses que viajen a áreas de circulación viral activa , deben recibir una dosis de vacuna Triple Viral. Esta dosis no debe ser tenida en cuenta como esquema de vacunación, debiéndose repetir la dosis al cumplir un año de vida y al ingreso escolar, según Calendario Nacional de Vacunación..

• Si presenta fiebre y erupción cutánea durante el viaje o dentro de las tres semanas del regreso, consultar inmediatamente al médico informando el antecedente de viaje. No concurrir a lugares públicos hasta que el médico lo autorice.

 

Acciones de Documento