Hoy
26
Mayo
2020
  • Compartí este evento
  • Icono de Facebook
  • Icono de Twitter
  • Icono de WhatsApp

Claudio Cardone – “No- Tiempo” (EMR, 2013)

La carrera del rosarino es tan amplia como su obra editada en 2013: 22 canciones condensan las obsesiones y todo el recorrido del tecladista que, entre otras cosas, tocó y grabó con Illya Kuryaki And The Valderramas, Luis Alberto Spinetta, Fito Páez, Lisandro Aristimuño y muchos otros.

En su primer álbum como solista, el compositor y arreglista llega a lo más profundo de sí en un periplo sonoro que penetra en los valles del inconsciente: es como un soundtrack hipnotizante que se adhiere al cerebro de cada uno de las y los oyentes.

Narra, pregunta, sostiene, indaga, explora; todo a través de capas y capas de pianos acústicos que se entrelazan y superponen con teclados, sintetizadores análogos y un armonio hindú. Hay una búsqueda abstracta y experimental, música clásica y folklore. La amplia paleta de influencias queda reflejada desde el arranque: “Prólogo” (Una grieta en el silencio”) suena como si los The Mars Volta de “Tira Me a Las Aranas” o “Televators”, aquellos tracks extraños y psicodélicos de De Loused in The Comatorium (Warner, 2003), se cruzaran con una pieza cinematográfica de música, algo de chiptune (música de videojuegos de 8 bits), y algunos links al japonés Ryūichi Sakamoto o el compositor estonio Arvo Pärt. Después, “Flor- capullo-flor”, deja entrever el sonido de unas niñas jugando, mientras una atmósfera tenue y relajante lo inunda todo. Luego, la voz de una de ellas, exclama: “Después de todo me di cuenta que la vida es como la música”. Hay diferentes texturas; es un track que Juana Molina bendeciría y sobre el que la poeta rosarina Pipu Simeoni bien podría recitar unos versos. 

“Sanxian Tap” arranca en una suerte de drum & bass griego, luego tiene algo de marcha militar y posteriormente desemboca en lo que podría ser música de un corto cinematográfico; “Las verbenas sobre el río” es una pieza melancólica de piano, con un dejo del género ambient, que incita a la reflexión y momentos después llega “Una sombra de tu sueño en el espejo”, un soundtrack de película de terror. Aquí se ve toda la maestría de Cardone en el ámbito del sound design, lo cual demuestra que no sólo es un músico hábil para cualquier territorio musical convencional, sino que también puede adentrarse fácilmente por caminos como la cinematografía y la música para videojuegos. El tema rebalsa de efectos sonoros, a lo Robert Dudzic, y el miedo se hace palpable.

Más tarde, sorprende el aura balcánica de “Cuarta involución” y la atmósfera fusionera de “Estocada final”, en donde se hace presente el gran Jota Morelli, baterista de Luis Alberto Spinetta, Al Jarreau y actual Enanitos Verdes. ” Verde cerro” es netamente ambient, la música quizás exponga cómo se siente habitar un desolado paisaje escandinavo. Cabe destacar que, además de Jota Morelli, hay otros invitados de lujo: el bajista “Pulga” Luciani, el ya fallecido guitarrista “Sartén” Asaresi, el grupo vocal cordobés Las Pacheco y Mora Cabrera.

En suma, No Tiempo es la búsqueda más profunda del cerebro creativo de Cardone; un trip de exploración que refleja la inquietud del fitzcarraldo que se mete en la frondosidad de lo desconocido. Es un álbum no apto para oídos que busquen meras formulas radiofónicas o algo para escuchar de pasada. No-Tiempo requiere tiempo para ser digerido: son múltiples capas de paisajes sonoros, atmósferas envolventes y ambientes místicos.

Del 20 de Mayo al 31 de Julio