Hoy
14
Agosto
2020
  • Compartí este evento
  • Icono de Facebook
  • Icono de Twitter
  • Icono de WhatsApp

El Rancho de Ramón Merlo (Reedición EMR, 2012)

Reseña del álbum de música folclórica del acordeonista Ramón Merlo y su conjunto litoraleño.

16 canciones de marcado acento folclórico componen este álbum publicado originalmente en 1973 por el sello Music Hall, aunque dos de las canciones forman parte de los registros que Merlo realizó para Polydor en 1966.

Restaurado por las manos artesanales de Iván Tarabelli, quien debió trabajar sobre un vinilo, ya que la familia de Merlo no poseía la pista de grabación original, el LP presenta a Ramón Merlo (acordeón y dirección musical) acompañado por un grupo sólido que se completa con Toti Aguilar y Rogelio Galarza (guitarras y voces), Luis Marco (bandoneón), Omar Aquino (guitarra) y Raúl Merlo (contrabajo).

Toda una institución de la música litoraleña a la que acogió en su “rancho”, una bailanta chamamecera que desde mediados de los años 60’ sostuvo en la zona sur de Rosario, el acordeonista Ramón Merlo muestra aquí todo su oficio en una placa clásica y recordada.

La apertura con “El rancho de Ramón Merlo” es una invitación noble a que la o el oyente ingrese a este templo del folclore, se relaje y se deje empapar por lo mejor del género. El acordeón de Merlo, acompañado por la voz del guitarrista Rogelio Galarza, le da una melancolía cuasi tanguera a “Tú me hiciste llorar”. “Agarrate si podés” cae después como un chamamé mid tempo en el que destaca la ductilidad de ambos músicos.

El álbum se compone de 14 temas donde predominan el carácter instrumental y las obras de Merlo. También se incluye una versión de “El curuzucuateño” de Antonio Tarragó Ros. Sería superfluo describirlas una por una, porque mantienen una línea uniforme, pero todas ellas dejan ver el legado de un verdadero artífice, maestro en su género.

El Rancho de Ramón Merlo es un disco que revalida la figura del acordeonista como uno de los grandes caciques del folclore nacional, declarado Artista Distinguido de la ciudad de Rosario en 1999. Ideal para disfrutar de un domingo de sol, acompañado por alguna exquisitez culinaria.

 

Del 29 de Julio al 30 de Septiembre