Hoy
26
Mayo
2020
  • Compartí este evento
  • Icono de Facebook
  • Icono de Twitter
  • Icono de WhatsApp

Evelina Sanzo & The Búhos- “Curandera” (EMR, 2014)

Secundada por un combo de destacados instrumentistas que le otorgan un acompañamiento sólido y versátil, Evelina Sanzo debutó en 2014 con este LP de canciones propias, producido y arreglado por Hernán Flores. 

Jazz, funk, gypsy, bossa nova, pop y reggae son géneros que anidan en este LP de la cantante rosarina (una de las artistas de mayor proyección de la escena) junto a su banda, The Búhos.

La placa, de once canciones, abre con la suavidad de “Dúdame”; piano, escobillas y el suave canturreo de Sanzo en una suite inspirada y lograda con reminiscencias de Diana Krall. “Cuando el sol se cae/las musas se levantan/y vuelve el silencio para abrazar el alma”, narra la rosarina, en un clima de relax y armonía. Luego llega “Sutil”; un track que refleja justamente eso, una voz sutil y un groove relajado, en el que aparece la percusión y hay un consciente –y notable- manejo de las dinámicas musicales. Pero luego, sorpresivamente, la canción explota en un intervalo más power que toma por sorpresa a la o el oyente.

El funk aparece definitivamente en “Cruzaste”: una intro de percusión y la voz amable de Evelina dan paso a guitarras funkies y un ritmo a lo Chad Smith de Red Hot Chili Peppers en “Funky Monks”. Sanzo lleva las riendas y expresa: “Yo me pregunto, ¿para qué me cruzaste vos?”. “Calesitas” comienza con unas las voces de unas niñas que suenan como en una cajita musical; la pieza es un canto a la vida, donde hay ritmo, sustancia, groove, Hammond y una intención expresa de no aceleras. El feel carioca aparece en “Féminas”; aquí un pattern de bossa nova acompaña a la vocalista, quien parece estar cantando contemplando un morro brasileño.

“Mala bicha” tiene algo gypsy y gitano y “No tengo Wi FI” exuda quejas por un pésimo servicio de internet. Una situación que la usuaria, en este caso Sanzo, elige poner de manifiesto cantando: “No tengo paz /no estoy en red/ No siento el Wi Fi/me duele internet”. Luego llega “Domingo”, con su aire charrúa condensado a través de una interesante fusión. El cierre arriba con la relajante “Canción de I-Ching al Sol”, nuevamente en una línea que nos linkea al Brasil.

Curandera es un disco versátil y rico en ritmos; un mix cosmopolita de géneros, pero a la vez sumamente criollo y hecho en Rosario, que resalta no sólo la gran calidad vocal de Sanzo, sino la destreza con la que se mueve en diferentes territorios. Evelina, en su versión más amplia, ambiciosa y camaleónica. Delicia para los oídos.

Del 20 de Mayo al 31 de Julio