Hoy
14
Agosto
2020
  • Agendá y Compartí este evento
  • Icono de Calendario
  • Icono de Facebook
  • Icono de Twitter
  • Icono de WhatsApp

Laura Cicerone: “Intro” (EMR, 2013)

Blues, rock, pop, jazz y soul:  recorrido por la primera producción solista de la cantante Laura Cicerone

Blues, rock, pop, jazz y algo de soul se entremezclan en la primera producción como solista de la cantante nacida en Concordia, Entre Ríos, en 1984. Lanzado en septiembre de 2013, el material fue grabado, mezclado y masterizado en In Situ estudios (excepto tema 6, grabado por Titi Velázquez en Venus Records), con Martín Valci en ingeniería de grabación y mezcla y el mastering a cargo de Jorge Ojeda. El disco fue compuesto, arreglado y producido por la propia Cicerone.

Secundada por una banda de lujo -Leo Moyano en guitarras, Martín Valci en bajo, Pupe Barberis (batería) y Lucas Russo en teclados- la vocalista se mueve con soltura y comodidad sobre composiciones diáfanas y sabias. El arranque, con “Halo”, nos recuerda al blues de los 70: las guitarras, el hammond y el patrón de shuffle de la batería de Barberis preparan el terreno para que Cicerone despliegue su prístina voz en un tema de desamor y ruptura. 

El segundo track, más orientado al folk, nos recuerda a los temas campestres de Led Zeppelin en plan “Thank You, “Going California” y otros: “No sos” juega con la intensidad vocal y los coros entrecruzados, sin más acompañamiento que el de la voz y la guitarra. Luego, la sorpresa la da “Déjame entrar”, un jazz swingueado con escobillas, que bien le sentaría a la Norah Jones de Feels Like Home (2004). “Yo sé que es difícil ser libre, pero no hay nada igual”, canta Cicerone, atravesada por un mood descontracturado y libre de cualquier rasgo de tensión. “Otros planes” mantiene ese carácter blusero de bar grasiento y humeante de los 70, y le suma melancolía a través de los arpegios en acordes menores.

Más tarde arriba “Si bien”, de las piezas más funkies y rockeras del álbum: una intro de batería a lo Red Hot Chili Peppers, el bajo de Martín Valci con un slap exquisito y las guitarras de Rama Molina (primer invitado) en plan Jamiroquai acompañan a la vocalista en uno de los estribillos más hiteros del LP: “No te quiero/no te quiero/no te quiero ver”, exclama. Posteriormente llega “Hoy aquí”, que incluye al segundo invitado: el violinista Martín Cuello. Suena como si Fabiana Cantilo, Loli Molina y Daniela Herrero se hubieran corporizado en la voz de la cantante entrerriana, en una balada que camina entre Radiohead, Led Zeppelin y una leve referencia a aquellos temas de los Beatles que incluían arreglos de cuerdas.

“Faker U” es un fuck you a la mentira y al engaño: acá Cicerone agarra su campera de cuero, se calza unas botas, se pone labial, rímel, muestra su lado más rockero y sale a romper la noche. Logradísima pieza que incluye un furioso solo de guitarra, tan furioso como la voz de la cantante durante el track. En esta versatilidad, en el cambio de ritmo y de feel, es donde Cicerone gana, por lo sorpresivo del abordaje. Antes del final, se la escucha con la rabia de una Janis Joplin nacida en Concordia. Minutos después el funk se adueña nuevamente de la escena en“Fanko”; aquí hay groove, distorsión, intensidad, el infaltable pedal de wah-wah de la guitarra y una cantante que lo da todo en cuanto a entrega y power. Es el tema perfecto para terminar un show a toda máquina. “Es Lou”, después, le baja la persiana al disco con un blues apagado y oscuro; como el último sorbo de bebida antes de tomar el abrigo y volver a casa. Interesante debut de una de las cantantes con mayor proyección local.