Usted está aquí: Inicio / Promoción y prevención / Psitacosis / Información general

Información general

 

La Psitacosis es una enfermedad zoonótica (que se trasmite de los animales al humano) y bacteriana (su agente causal es la bacteria Chlamydophila psittaci).
Se llama Psitacosis porque la principal fuente de infección son aves Psitácidas como loros, cotorras, etc.; y cuando se presenta en otras aves, como palomas, gorriones, patos, cardenales, etc. se la denomina Ornitosis. La fuente de contagio son las aves enfermas, más allá de que se presenten aparentemente sanas.

La bacteria se encuentra normalmente en las aves, sin causarles enfermedad. Las aves podrían inmunodeprimirse cuando sufren algún factor de stress como captura, hacinamiento, alimentación inadecuada, suciedad del hábitat y hasta bruscos cambios de temperatura, produciendo la multiplicación de la bacteria que el ave elimina a través de sus secreciones y deyecciones. La Chlamydophila psittaci resiste la desecación hasta 30 ó 45 días, quedando en el polvillo de las excretas y pudiendo entrar por las vías respiratorias, principal vía de ingreso de la bacteria en el ser humano. Asimismo, la bacteria es altamente resistente a las bajas temperaturas y a los tratamientos con cal.

La enfermedad en las aves se evidencia por fiebre, decaimiento, disminución del apetito, plumas erizadas, conjuntivitis, trastornos respiratorios con secreción nasal y bucal, diarreas y hasta convulsiones que pueden llevar al animal a la muerte. Por tal motivo, es fundamental llevar el ave enferma al Médico Veterinario, para realizar un diagnóstico y tratamiento precoz de la enfermedad, única medida efectiva para atacar la patología y evitar la eliminación de la bacteria al medio ambiente.
En el hombre, los signos son: decaimiento, fiebre, dolores musculares y articulares, cefalea, problemas respiratorios como tos seca y signos de neumonía y en casos más graves, trastornos nerviosos. Si no se recibe tratamiento, la Psitacosis podría ser mortal y si el paciente se recupera, adquiere inmunidad incompleta y transitoria.

Prevención:

La adquisición y tenencia de fauna silvestre autóctona es ilegal y peligrosa por la posibilidad de transmisión de zoonosis (Ley Nacional 22.241 sobre la Conservación de la Fauna y Ley Provincial 4830, de Caza y Pesca). En el caso que se desee comprar, dentro del marco legal, algún ave (canarios, cotorras de criadero, etc.), se sugiere seguir las siguientes recomendaciones:

Adquisición de aves:

  1. Comprar en establecimientos que cuenten con la supervisión de un Médico Veterinario a cargo de la sanidad de los animales para la venta y con la prescripción del tratamiento realizado como quimioprofilaxis y el  certificado de salud firmado y sellado por el profesional.
  2. Pedir y conservar el comprobante o factura de compra del ave, de modo tal que si el animal enferma, pueda comprobarse su procedencia y actuar en el comercio, ante la posibilidad de que existan otras aves afectadas.
  3. No comprar aves en la vía pública a vendedores ambulantes.
  4. No capturar aves silvestres, y en el caso de haberlo hecho consultar inmediatamente a un Médico Veterinario para el tratamiento de profilaxis.
  5. No liberar aves enfermas.
  6. No tomar contacto con aves enfermas.
     

Aves ya adquiridas:

  1. Mantener las jaulas limpias y aireadas, colocando un papel en el piso humedecido con una preparación de 2 cucharadas de lavandina en un litro de agua, para evitar el resecamiento de la materia fecal. Cambiarlo, al menos, una vez por día.
  2. La alimentación debe ser adecuada para cada especie y edad.
  3. Respetar el espacio correspondiente de cada animal, sin hacinamiento, con buena aireación.
  4. No mezclar aves recientemente adquiridas, aunque parezcan saludables, con las ya existentes ya que el stress del cambio de hábitat podría hacer que eliminen la bacteria.
  5. Consultar al Médico Veterinario para una revisación clínica y realización de un tratamiento de quimioprofilaxis

 
 

Agradecimiento: el Sistema Municipal de Epidemiología (SiME) agradece especialmente el aporte de la Dra. Elisa Beatriz García (Médica Veterinaria, Mat. N° 712).

Acciones de Documento