Biblioteca Virtual de Partituras de Tango

La Biblioteca Virtual de Partituras de Tango pone en valor y hace posible la difusión de autores y músicos de tango que han transitado su obra en la ciudad de Rosario.

Pone a disposición de músicos, formadores, estudiantes e investigadores del género un importante archivo de partituras con la clara intención de promover los valores culturales de un género popular autóctono sin perder de vista sus fuertes raíces en esta ciudad.

Esta Biblioteca se propone:

  • Rescatar y conservar la memoria de nuestros músicos pero a la vez poner a disposición su trabajo con una finalidad concreta: la ejecución y el estudio de sus obras. 
  • Dar visibilidad a la actualidad del género con su sección “Tango Nuevo”, donde los compositores y letristas de la ciudad puedan volcar sus obras, en formato partitura, para su ejecución y así, incentivar su circulación.

Archivo Omar Torres

Omar Torres es uno de los formadores más importantes que tuvo la ciudad de Rosario, persona de irrefutable influencia dentro de la nueva generación de músicos. Formó no sólo desde el bandoneón, sino también en el ámbito de la armonía y la elaboración de arreglos de tango, a la gran mayoría de jóvenes que hoy transitan el género.

Luego de décadas de trabajo, Omar deja un importante legado de partituras, arreglos de tangos tradicionales para diferentes formaciones y para bandoneón solista, música de su autoría, y gran cantidad de material de estudio. Este material es de suma importancia ya que si bien el método usado por él tiene sus raíces en los clásicos métodos de bandoneón de la década del 40 y 50, también existe una gran cantidad de ejercicios técnicos y pequeñas obras musicales para alumnado que son originales y concebidas a partir de la necesidad pedagógica de sus alumnos.

Descargá las obras originales de Omar Torres

Estudios y ejercicios para bandoneón

Sobre Omar Torres

Bandoneonista, arreglador, compositor y director de larga e intensa tarea profesional y docente. Nacido en Las Rosas, Torres llegó a Rosario en 1950 y se convirtió en un protagonista directo de la historia y evolución del tango local.

En la orquesta de Salas conoció al violinista rosarino, Antonio Agri con quien compartiría proyectos musicales. Durante los años 50 la labor de las orquestas en las radios rosarinas era intensa, y en este sentido Torres aportó su bandoneón a las formaciones de Francisco Plano y José Corna, hasta su retorno al conjunto de Sala como primer bandoneón y arreglador.

Sus dotes como instrumentista le permitieron tocar como invitado en la orquesta del director y pianista cordobés Jorge Arduh, con quien recorrió buena parte del país y se presentó en Radio El Mundo de Buenos Aires. Por esos años también tuvo a su cargo los arreglos del tango "Un boliche" para la orquesta de Aníbal Troilo y Roberto Goyeneche. Sobre finales de la década del 50, Torres continuó grabando con su orquesta, y además formó la Agrupación de Música Moderna, para protagonizar algunos ciclos radiofónicos que fueron de gran popularidad en esa época.

En 1961, disuelta su agrupación con Agri —quien fue llamado a tocar con Astor Piazzolla—, Torres quedó a cargo de la orquesta del Tango Club Rosario. Como pianista grabó al frente de un octeto, dos décadas después, y en 1982 retomó el bandoneón para formar un quinteto con músicos jóvenes, adaptado a los nuevos carriles que transitaba la música ciudadana.

Este quinteto incluyó innovaciones desde el punto de vista instrumental respecto de los anteriores grupos de Torres, reflejadas en la incorporación de la guitarra eléctrica y teclados, y mostraba a la vez un nuevo repertorio de composiciones propias. Con este conjunto dio conciertos y grabó, sobre el final de la década, en forma independiente, cinco cintas que fueron editadas en casetes. De estos tiempos también es un registro para el sello CBS junto al cantante Francisco Llanos.

En los 90 comenzaron sus presentaciones junto a la Orquesta de Cámara Municipal de Rosario, la que también dirigió. Su experiencia como solista de bandoneón en grandes formaciones instrumentales incluyó dos conciertos ofrecidos junto a la Sinfónica rosarina.

Su labor como compositor incluyó la creación de música especial para espectáculos de danza. En el nuevo siglo, Omar Torres actuó como bandoneón solista al frente de una orquesta integrada por Pedro Mario García en violín, Marcelo Ajubita en viola y Laura Brunetti en piano, entre otros. Con este grupo Torres grabó sus últimos discos, Juego de luces" (2003), "Otros días" (2005) y "Una recorrida" (2007).