Automovilistas

Los menores de 10 años deben viajar en butacas de seguridad o amoldadores en el asiento trasero para reducir de las posibilidades de sufrir heridas graves o muerte

Recomendaciones para la circulación

Uso del cinturón de seguridad

Su función es retener a las personas evitando que se golpeen o salgan despedidas del automóvil. El uso del cinturón reduce el 45% de las muertes por siniestros viales.

El asiento y el apoyacabezas complementan al cinturón. Al disminuir la reclinación del respaldo puede evitarse el Efecto Submarino que se produce cuando el cuerpo se desliza por debajo de las bandas del cinturón.

  • La banda horizontal debe estar colocada lo más abajo posible, entre la pelvis y los muslos, nunca sobre el abdomen.
  • La banda diagonal debe sujetar el hombro, apoyándose en la clavícula, entre ésta y el cuello.
  • Se debe comprobar que ninguna de las bandas esté retorcida o enganchada.
  • El automovilista debe permanecer correctamente sentado.
  • No utilizar pinzas u otros utensilios que den holgura al cinturón.
  • El cinturón de los asientos traseros también debe ser utilizado para seguridad de todos los pasajeros.

Apoyacabezas

La función del apoyacabezas es controlar el desplazamiento de la cabeza de la persona y reducir el riesgo de lesión en las vértebras en caso de siniestro. Acompaña a la cabeza en su trayectoria para evitar el llamado Efecto Latigazo: un brusco movimiento de zig-zag del cuello que puede producir lesiones irremediables.

Regulación del apoyacabezas:

  • Situarlo a 4 cm de distancia de la cabeza.
  • Ubicar el extremo superior a la altura de la parte superior de la cabeza.
  • Asegurarse que el movimiento quede bloqueado.
  • Regular también el respaldo del asiento: su ángulo de inclinación no debe superar los 25º.

Uso de celulares

La falta de atención de los conductores durante el uso de celulares incrementa los siniestros. La desconcentración se produce debido a que el conductor atiende el teléfono, escucha a su interlocutor y elabora respuestas. Se suman las dificultades que pueden surgir durante la maniobra, debido a la utilización de una sola mano al volante.

El sistema de manos libres permite posicionar ambas manos sobre el volante, pero la falta de atención en el manejo se produce igual, disminuyendo la detección y anticipación de riesgos potenciales. Para hablar por teléfono, se recomienda detenerse en un lugar seguro o derivar la llamada al acompañante.

Consumo de alcohol

Se recomienda:

  • No manejar si se bebió. Hay otras formas de llegar a casa. El uso del transporte público puede ser una solución.
  • Al salir en grupo, asegurarse que alguno de los integrantes permanezca sin beber.
  • Decidir el máximo de alcohol a beber y proponerse cumplirlo.
  • No llevar siempre el vaso en la mano ayudará a no tomar continuamente.
  • No tomar más de una consumición alcohólica durante la misma hora.
  • Evitar ingerir alimentos salados porque generan más sed.
  • No combinar distintos tipos de bebidas alcohólicas.
  • No subir al auto de un conductor que haya bebido.

En Rosario se realizan operativos de alcoholemia para concientizar a las personas que no deben conducir si bebieron alcohol.

En Argentina, la Ley que regula la cantidad de alcohol autorizada para conducir un automóvil establece como límite de alcoholemia 0,5 gr de alcohol por litro en sangre, aunque lo recomendable es no ingerir alcohol si se sabe que se va a conducir.

Efectos y riesgos

Alcoholemia Efectos Riesgos multiplicados por
0,15 Disminución de reflejos 1,2
0,20 Falsa apreciación de las distancias, sub estimación de la velocidad  1,5
0,30 Trastornos motores, euforia 2
0,5 Aumento del tiempo de respuesta 3
0,8 Trastorno general del comportamiento 4,5
1,2 Cansancio, fatiga, pérdida de la agudeza visual 9
1,5 Embriaguez motora 16

Velocidad

La velocidad de circulación es uno de los factores más determinantes en los siniestros con víctimas. Incide en 1 de cada 3 siniestros viales, lo que hace que el número de muertes aumente un 50%.

  • Con el aumento de la velocidad disminuyen las posibilidades de recuperación del control de un vehículo.
  • Cuanto mayor es la velocidad, al aproximarse a una curva ésta se vuelve más insegura.
  • Si la velocidad de circulación es menor, en una intersección hay mayores posibilidades de hacer maniobras de urgencia. 
  • La gravedad de un siniestro aumenta junto a la velocidad con que se produce el impacto del vehículo.

Se recomienda:

  • No superar los 90 km/h al circular de noche con luz de cruce.
  • Reducir la velocidad a 10 o 20 km/h, al circular en días de lluvia.
  • Reducir un 10% la velocidad señalada al atravesar una curva circulando con luz de cruce. Los días de lluvia reducirla un 30% y si existe peligro de hielo un 60%.
  • No es aconsejable circular por carreteras heladas pero si es inevitable, reducir la velocidad un 60%.

Adelantamiento

Las maniobras de adelantamiento son consideradas peligrosas por lo que deben extremarse las medidas de seguridad antes de llevarlas a cabo. Deben efectuarse rápidamente pero sin brusquedad y siempre deben realizarse en los tramos permitidos y con suficiente visibilidad.

Distancia: mantener siempre una distancia adecuada respecto del vehículo que se pretende adelantar.

Velocidad: es necesario tener en cuenta la velocidad en que transita el vehículo que se pretende adelantar.

Observación: luego de decidir realizar la maniobra, se debe observar el entorno con la ayuda de los espejos retrovisores para garantizar que no haya peligro.

Señalización: es necesario informar la intención de maniobrar al resto de los conductores a través del guiño y asegurarse que el conductor del otro vehículo no tenga también intenciones de adelantarse.

Vuelta a la posición: una vez realizada la maniobra de adelantamiento, se debe regresar gradualmente a la posición inicial. La utilización del espejo retrovisor permite que no haya riesgo en la maniobra. 

Conducción defensiva

Los siniestros viales son evitables en un 99% de los casos.

El manejo defensivo consiste en un conjunto de técnicas de conducción orientadas a prevenir siniestros como así también a disminuir sus consecuencias. Tiene como premisa que conducir un vehículo es una actividad de tiempo completo, que no admite distracciones.

Manejar a la defensiva consiste en conducir previendo todas las situaciones de peligro originadas por:

  • Actos inseguros del conductor como fatiga, distracción, visibilidad, etc.
  • Actos inseguros de otros conductores.
  • Condiciones adversas como lluvia, neblina, viento, desvíos, etc.

Consultá toda la información sobre el estacionamiento en la ciudad

Escuelas de conducción habilitadas

Más información:

Tránsito
147 atención Ciudadana