Cuidar a un niño es mucho más que atender a sus necesidades físicas de alimentación, higiene y sueño. Es importante:

  • Acostarlo siempre boca arriba (para reducir el riesgo de Muerte Súbita del Lactante), sin abrigarlo demasiado y con los brazos por encima de las cobijas.
  • Mantener el ambiente donde está el niño libre de humo de cigarrillo o de otro origen.
  • Hablarle al niño, mimarlo y llamarlo por su nombre.
  • Dejarlo jugar libremente, sobre una colchoneta o cobija puesta en el suelo, con juguetes a su alcance (nunca objetos muy pequeños ni bolsas plásticas).
  • No dejarlo mucho tiempo en cochecitos o asientos para bebés (porque necesita moverse).
  • No usar andadores (porque no le sirven para aprender a caminar y pueden provocar lesiones).

Controles médicos

Los controles de salud para el recién nacido permiten prevenir enfermedades, detectar riesgos, controlar cómo crece y se desarrolla. Estos controles pueden hacerse en todos los Centros de Salud. Se realizan:

  • A los 7 días de nacer.
  • De 0 a 6 meses: todos los meses.
  • De 6 meses a 1 año: cada 2 meses.
  • De 1 a 2 años: cada 3 meses.
  • De 2 a 3 años: cada 6 meses.
  • Desde los 3 años: una vez al año.

En cada control, el Equipo de Salud:

  • Pesa y mide al niño.
  • Indica y aplica vacunas.
  • Aconseja sobre la alimentación adecuada.
  • Evalúa el desarrollo (la manera en que el niño se mueve, juega, se comunica, etc.).

Alimentación

Durante los primeros 6 meses el bebé sólo necesita tomar leche materna, sin ninguna otra bebida o alimento.

A partir de los 6 meses, sin dejar la leche materna, tiene que empezar de a poco a comer otros alimentos en papillas (polenta, carne desmenuzada, zapallo, papa,frutas, etc.). Su pediatra podrá guiar en este proceso.