Vacunación contra el HPV - Virus de Papiloma Humano

La vacuna del HPV está incluida en el calendario nacional, es obligatoria y gratuita para las niñas y niños de 11 años de edad y se administra en dos dosis. Está disponible en todos los centros de salud y vacunatorios de la ciudad.

Esta vacuna previene el cáncer de cuello de útero, ya que inmuniza contra dos tipos de HPV de alto riesgo oncogénico -es decir, capaz de producir un cáncer. Estos son los tipos 16 y 18, responsables del 77% de los casos de cáncer de cuello de útero.

Para que la vacuna sea efectiva es importante la aplicación de las dos dosis. Luego de la primera dosis, la segunda debe aplicarse a los 6 meses. La vacuna es más efectiva cuando es aplicada antes del primer contacto sexual y por eso, la edad promedio para recibirla es a los 11 años.

En el caso de no encontrarte incluida en esta estrategia, podés concurrir a tu médico/a, quien definirá la necesidad de su adquisición y aplicación en forma privada.

Mujeres

Aunque te hayas aplicado la vacuna, debés realizarte anualmente un Pap, ya que la vacuna protege sólo contra los 2 tipos de VPH de alto riesgo más frecuentes, cubriendo más del 80% de los causantes de lesiones malignas. Por lo tanto, la realización del examen Papanicolau (PAP) permite detectar la presencia de lesiones causadas por tipos de HPV no incluidos en la vacuna.

Los controles ginecológicos periódicos, con la realización del PAP, siguen siendo la mejor manera de detectar de forma temprana las lesiones de cuello de útero y así, permiten un tratamiento oportuno.

Varones

El objetivo de la inclusión de los varones es avanzar en la disminución de la mortalidad de las mujeres por cáncer de cuello de útero (efecto indirecto) y prevenir en los hombres otros tipos de afecciones y cánceres asociados a este virus (efecto directo).

Las lesiones genitales producidas por el virus del papiloma humano son las infecciones de transmisión sexual más frecuentes en el hombre. Existen más de 30 tipos de HPV que pueden infectar la zona genital, provocando lesiones verrugosas a nivel del glande, prepucio, cuerpo del pene, uretra y región perianal.

La mayoría de los varones infectados por HPV son asintomáticos. La manifestación de la infección son los condilomas acuminados o verrugas genitales que se presentan como lesiones planas o sobreelevadas, rosadas, húmedas y de forma irregular. Pueden ser únicas o múltiples y de diferentes tamaños

Es importante que, ante la aparición de lesiones, consultes con tu médico.