Hoy
14
Agosto
2020
  • Compartí este evento
  • Icono de Facebook
  • Icono de Twitter
  • Icono de WhatsApp

Nuevo material en la Biblioteca virtual de partituras

El rico acervo de compositoras y compositores local, a solo un clic, con lo mejor del tango, lo clásico y otras músicas.

 

La música rosarina siempre se destacó por su gran riqueza y por el vasto caudal de representantes que, a lo largo de la historia han dejado y dejan huella en la escena local, nacional e internacional. Por tal motivo, y con la necesidad de hacer eje en una mirada más local y quizás no tan eurocéntrica, la Secretaría de Cultura y Educación municipal, se propone revalorizar el rico acervo de compositoras y compositores de la ciudad y la región a través de la biblioteca virtual de partituras: un catálogo digital de obras online, de libre acceso y descarga, que permite acceder a destacadas piezas del pasado y presente.

Lo que comenzó como una sencilla idea terminó condensándose en un proyecto real y tangible que quedó inaugurado en 2018 con la obra de archivo de Omar Torres, uno de los próceres del tango local. En ese entonces, la biblioteca virtual de partituras estaba solamente vinculada al tango. Ezequiel Diz, compositor, coordinador y programador artístico del ciclo Artes Musicales en vivo, explica cómo fue el nacimiento de este catálogo online:

“La génesis del proyecto vino de la mano de Sebastián Jarupkin, bandoneonista y docente de dicho instrumento en La Casa del Tango. Él facilitó que la familia de Omar Torres, luego de su fallecimiento, le donara a la Secretaría de Cultura y Educación todo el archivo personal de partituras del músico. A partir de ello se inauguró la Biblioteca Virtual de Partituras”.

Diz, quien ya venía realizando un trabajo de investigación sobre la obra de los hermanos José y Humberto de Nito y Juan Bautista Massa, renombrados compositores rosarinos de la primera mitad del siglo XX, unió fuerzas con Jarupkin, con la idea de incorporar también a autores de la música clásica y, posteriormente, expandirlo a otros géneros:

“La finalidad es que las y los intérpretes del campo de la música que sea, tengan acceso a las partituras para la interpretación. Cada género tiene sus particularidades, pero es cierto que a veces el ámbito de la música clásica está centrado en un repertorio europeo. Desde la Secretaría de Cultura y Educación Municipal, hace mucho tiempo que venimos trabajando en cómo revigorizar y revalorizar el repertorio rosarino y latinoamericano. No es una cosa o la otra, si no que se incorpora también lo nuestro. Pero allí había una dificultad para el acceso, porque eran partituras viejas y ediciones de hace muchísimos años que no habían sido reeditadas. Esta biblioteca virtual, al poseer las partituras digitalizadas, favorece el acceso”, asegura.

Una biblioteca virtual que rescate antiguas partituras manuscritas requiere de un trabajo artesanal previo en el cual no sólo se acceda a dichas obras de la mejor manera posible, restaurándolas y analizándolas, sino que conlleva un gran esfuerzo digitalizarlas para que estén disponibles online, ahora y en el futuro.

¿Cómo fue ese proceso? El compositor rosarino y coordinador y programador del ciclo Artes Musicales en vivo cuenta:

“Lo que se hizo fue pasar los manuscritos originales a un formato digital, mediante el Sibelius, un software de escritura musical y composición que permite realizar, entre otras cosas, partituras con todos los elementos musicales intervinientes. De esta manera, los archivos ya no corren el riesgo de perderse por su antigüedad o por haber estados sometidos a la humedad, por ejemplo. Quedan para siempre, en forma online”.

La biblioteca virtual facilita la libre descarga y el acceso del material que se articula, desde lo institucional, con el espacio Artes musicales en vivo. Allí se fomenta la inclusión de autoras y autores rosarinos. Diz rememora:

“Antes la gente decía: ´Bueno, me encanta esta obra, pero ¿dónde están las partituras? Ahora se pueden conseguir. Lo mismo desde La Casa Del Tango: se fomentó la interpretación e inclusión de nuevas piezas locales”.

El aporte es doble: por un lado, se recuperan y ponen en valor viejas piezas de destacados compositores y, por el otro, se propicia una mirada más latinoamericana y local de la música. Actualmente, detalla Diz, los compositores que integran la lista son los siguientes: Antonino Belli, José de Nito, Humberto de Nito, Juan Bautista Massa, Omar Torres y tres contemporáneos: el propio Diz, Sergio Fidemraizer y Federico Miyara.

Accedé a la Biblioteca Virtual:

Mediante la biblioteca virtual de partituras, se redescubre el patrimonio de grandes representantes de la música local, permitiendo dar a conocer obras de una vasta riqueza, no sólo musical sino intelectual.

“Con esta herramienta podés acceder directamente a las partituras y enamorarte de las obras de grandes compositoras y compositores que han sido valorados e interpretados en todo el mundo”, sostiene Diz. Y anticipa: “La idea es también invitar a las y los autores a que se sumen y vayan subiendo sus obras”.

¿Cómo se realiza la búsqueda? El coordinador del ciclo Artes musicales en vivo comenta: “Los archivos están ubicados por autor, la gente googlea ‘biblioteca virtual de partituras’, se dirige a la página de la Municipalidad y allí puede acceder a las obras del catálogo colectivo por autor.

 

Mirada de base latinoamericana

Ezequiel Diz resalta nuevamente que la biblioteca virtual de partituras propicia un abordaje nacional y latinoamericano, sin dejar de lado del repertorio clásico europeo.

“Insisto: no se desconoce el repertorio europeo; esto no es uno contra otro ni una militancia contra el repertorio universal, que es maravilloso. Simplemente es tratar de darle mayor entidad a composiciones de la región que son realmente magníficas. Hay muchas autoras y autores de Argentina, Bolivia, Paraguay, Chile, Perú o Brasil que deberían conocerse más”, finaliza.

El ya fallecido compositor y musicólogo uruguayo Coriún Aharonián expresó, en el marco del seminario "Instrumentos tradicionales, músicas actuales y contemporáneas" realizado en la Fundación Simón I. Patiño de Cochabamba en 2002:

“Cuando yo fuerzo la lógica de un instrumento o de un gesto musical de mi propia sociedad, estoy actuando en principio dentro de un mecanismo normal de la dinámica histórica. Cuando yo pienso en hacer eso mismo con una cultura otra - se encuentre ésta lejos, enfrente, o a mi lado -, debo cuidarme especialmente de no caer en la soberbia del poderoso que despoja al débil. La diferencia entre una y otra situación es sociocultural, por supuesto, pero es sobre todo de índole ética. Algo similar acontece cuando estoy simplemente citando - sin llegar a forzarlo o a alterarlo – un gesto inherente a un instrumento o a un conjunto de instrumentos”.

Cuando se construye cultura, hay un acto heroico y ético y quizás lo más loable de la biblioteca virtual de partituras es justamente eso: ser más justos, a través de una mirada inclusiva y ética, del rico patrimonio que existe en la ciudad y en región. En buena hora.

Del 21 de Julio al 30 de Septiembre