Transmisión y prevención de la gripe e indicaciones para la vacuna antrigripal.

Es una enfermedad viral respiratoria que se presenta habitualmente en los meses más fríos del año. 

Los síntomas de la enfermedad gripal suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas, sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas, la infección puede conllevar graves complicaciones, y poner en riesgo la vida.

Transmisión

El virus se transmite de una persona a otra, fundamentalmente por gotitas provenientes de la vía respiratoria de una persona enferma, a través de la tos, estornudos o simplemente cuando habla.

Prevención

  • Lavarse las manos de manera frecuente.
  • Ventilar la casa todos los días.
  • Evitar la contaminación de los ambientes (humo de cigarrillo, braseros o fogones).
  • Cuidar a los niños del frío y evitar, en lo posible, el contacto con personas enfermas.
  • En los niños, verificar que las vacunas estén al día y realizar los controles médicos periódicamente y priorizar la lactancia materna.
  • Vacunación cuando corresponda.

Vacuna antigripal

Está indicada anualmente para prevenir complicaciones y muertes por gripe en grupos de riesgo.

Población a vacunar:

  • Menores de 2.
  • Mayores de 65.
  • Embarazadas y puérperas.
  • Personal de salud.
  • Grupos de riesgo (con indicación médica).

Es obligatoria y gratuita para las poblaciones anteriormente mencionadas.