Es una herramienta de planificación estratégica del gobierno que permite optimizar la gestión de recursos técnicos y económicos, internos y externos, para hacer posible la transición hacia una ciudad resiliente que conserve su escala humana, preservando los recursos y la calidad de vida para las personas.

El Plan Local de Acción Climática Rosario 2030 es fruto del trabajo conjunto entre equipos técnicos del Municipio, la ciudadanía, diferentes actores sociales e instituciones nacionales e internacionales.

Objetivos

Promover el uso de energías limpias, impulsar la eficiencia energética, la movilidad sostenible y la economía circular, generando las capacidades necesarias para afrontar los efectos del cambio climático con la participación activa de los diferentes actores de la ciudad.

Rosario es una ciudad responsable frente al cambio climático que trabaja para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y para preservar la salud de las personas y los ecosistemas, con el involucramiento de la ciudadanía.

Inventario de gases de efecto invernadero

El Inventario contabiliza los gases emitidos y absorbidos de la atmósfera durante un año calendario para el territorio de la ciudad.
Cuantificar las emisiones en un inventario permite conocer los sectores de mayor contribución con sus emisiones al cambio climático y sus aportes específicos. El inventario de Rosario se realizó siguiendo la metodología del Protocolo Mundial para los Inventarios Comunitarios de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero.

Los gases de efecto invernadero (GEI), son emitidos en el empleo combustible, al realizarse actividades agrícolas y durante la descomposición de los residuos sólidos orgánicos, entre otras actividades. El aumento de la temperatura causado por la presencia de gases de efecto invernadero en la atmósfera, es similar al calentamiento en el interior de un invernadero. 

Programa de eficiencia energética

Contempla el reemplazo de manera progresiva de las lámparas blancas de mercurio de 250 w (ya obsoletas) por luminarias amarillas de sodio de alta presión de 150 w. Esta nueva tecnología permite mantener los niveles lumínicos recomendados por las normas internacionales, tiene menor emisión de rayos ultravioletas y bajo nivel de encandilamiento y además ahorra consumo energético. 

Con la instalación de calefones solares en polideportivos, centros de convivencia barrial y otros ámbitos se aporta al ahorro energético, reducción de gases de efecto invernadero y concientización ciudadana.

También se instalaron paneles fotovoltaicos en el Palacio Municipal y en la Planta de Compostaje y Tratamiento de Residuos, los mismos, fueron donados por la Universidad Nacional de San Martín, la Comisión Nacional de Energía Atómica, y la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del Mincyt. Además, hay paneles en los seis centros municipales de distrito.